Gestión del Tiempo

Descubre el Impacto del Salario Emocional en la Retención del Talento | Estrategias de RR.HH.

18 junio 2024

5 min

Las empresas necesitan retener talento. El equipo humano es uno de los grandes valores de toda organización y, una vez invertido tiempo, esfuerzo y dinero en captar y formar a un empleado, llega el momento de invertir en su retención.  


Existen varias estrategias para aumentar la capacidad de las empresas de retener a sus empleados pero, sin duda, el salario emocional es una de las más eficaces


El trabajo ya no es solo una actividad que se realiza a cambio de una compensación económica: es necesario un “algo más”.  


Un mucho más.  


Dicho de otra manera, más allá de la compensación económica compuesta por el sueldo base, los diferentes tipos de complementos salariales y las gratificaciones extraordinarias que un trabajador pueda percibir, los empleados también necesitan sentirse valorados, respetados e integrados dentro del equipo y el proyecto.  


Estamos hablando del salario emocional: eso más vinculado con la emoción y lo personal, algo profundo que mueve a las personas a querer quedarse en la empresa y una estrategia de retención del talento que todas las organizaciones deben tener en cuenta.  

¿Qué es el salario emocional?

Con el concepto de salario emocional podemos hacer referencia a dos ideas:

  • Por un lado, la compensación no económica que un empleado puede recibir por el trabajo que realiza, como el desarrollo profesional o las medidas de conciliación laboral tales como la flexibilidad laboral, la flexibilidad horaria, el teletrabajo o el trabajo híbrido.
  • Por otro lado, las medidas que hacen que el empleado termine su jornada sintiéndose valorado y satisfecho y que realmente no suponen una compensación directa, pero sí indirecta y muy valiosa. Son aspectos menos tangibles tales como la vinculación con la cultura y los valores de la organización, involucrar a las personas en la toma de decisiones u ofrecer oportunidades de crecimiento reales.

También podríamos contemplar otra definición de salario emocional que lo conceptualiza como ese tipo de gratificaciones extraordinarias no relacionadas con la remuneración económica que un empleado puede percibir.

Según esta definición, el salario emocional iría más allá de, por ejemplo, un cheque guardería o un seguro médico privado y podría relacionarse más con medidas destinadas a fomentar el bienestar de los empleados: una semana laboral de 4 días, más días de vacaciones, o programas de formación profesional, por ejemplo.

Al fin y al cabo, ¿quién quiere abandonar un puesto de trabajo si dispone de medidas para facilitar su bienestar emocional, físico e intelectual?

 

El valor emocional del trabajo

El salario emocional se enfoca en generar, especialmente, bienestar psicológico, conciliación y oportunidades de autodesarrollo, conceptos de gran relevancia para todo empleado.

Cuando hablamos de retención del personal, el significado y valor que tiene el trabajo para una persona toma cada vez más importancia.

En este sentido, resulta necesario desarrollar una política de gestión estratégica del talento que refuerce la cultura empresarial y fomente la vinculación de los empleados con la empresa.

La gestión estratégica del talento tiene un fuerte impacto sobre la motivación y satisfacción de las personas y resulta de gran utilidad a la hora de atraer y retener a los perfiles que mejor encajan con la cultura y objetivos organizacionales.

¿Qué es la retención del talento?

Podemos definir la retención del talento como el conjunto de estrategias que desarrolla el departamento de RRHH para que la empresa conserve a las personas que demuestran buen desempeño y calidad en su trabajo.

Contar con personas cualificadas, con las hard skills necesarias pero también con las soft skills más valoradas por las empresas aporta valor a las organizaciones y resulta clave en cualquier estrategia de negocio.

Impulsar la retención del talento permite, por un lado, disminuir el índice de rotación de los equipos y, por otro, mejorar el clima laboral. Además, incrementa la productividad y el compromiso de los empleados con la cultura organizacional.

El mercado laboral ha cambiado y los empleados ya no se quedan años y años atados a una empresa. El índice de rotación puede ser elevado y lo cierto es que perder a los empleados más cualificados puede suponer un varapalo para una organización.

En la actualidad los empleados buscan dar un sentido a su trabajo más allá del significado económico y sentirse parte de un equipo y un proyecto que les motive. Necesitan sentirse desarrollados profesional y personalmente.

Por ello resulta esencial que las empresas desarrollen estrategias de retención del talento como el salario emocional, las gratificaciones extraordinarias, la conversación continua o el desarrollo profesional.

 

¿Por qué es tan importante cuidar el bienestar de los empleados?

A estas alturas pocas dudas quedan de que el talento humano es uno de los grandes valores intangibles de los que dispone cualquier organización. Contar con personas formadas en sus diferentes tareas que conocen los procesos y son capaces de llevarlos a cabo adecuadamente, incluso proponiendo estrategias de mejora, es algo que sin duda marca la diferencia.

El departamento de RRHH debe enfocarse en desplegar herramientas para una estrategia de retención del talento eficaz, enfocada no solo a que los empleados quieran quedarse en la empresa sino a que, además, lo hagan con satisfacción.

Cuando los empleados se sienten satisfechos su nivel de motivación aumenta y, con él, lo hace también su productividad. Son capaces de dar mucho más por la empresa, y de hacerlo de una manera óptima.

 

¿Cómo el salario emocional puede ayudar a aumentar la capacidad de retener talento de las organizaciones?

Es indiscutible que una retribución salarial percibida como justa y satisfactoria es una medida en el centro de cualquier estrategia de retención del talento. Pero ha dejado de ser la única.

El salario emocional, o salario no retributivo, es ya un factor de peso a la hora de que un empleado decida quedarse en una empresa o probar suerte en otra.

Disponer de medidas de flexibilidad horaria y conciliación, sentirse parte de un equipo, saber que la empresa tiene en cuenta las necesidades personales, profesionales y familiares, la vinculación con la cultura organizacional… Son cuestiones clave que determinan la satisfacción de un empleado y, por lo tanto, la capacidad de retención de talento de las organizaciones.

Dar valor al salario emocional como estrategia de retención del talento supone que los empleados sientan que la empresa atiende a sus necesidades, incrementando el grado de bienestar. Además, impulsa la motivación y la productividad de los empleados, que podrán conciliar su vida personal, profesional y familiar de una manera óptima.

Como consecuencia, el trabajador tendrá una imagen positiva de su empresa y mejorará exponencialmente el clima laboral.

Ejemplos de salario emocional que las empresas pueden utilizar para retener talento

Cuando hablamos de estrategias para aumentar el salario emocional cada empresa debe mirar hacia su cultura organizacional para analizar cuáles son las más relevantes para ella.

Asimismo, resultará necesario hacer una panorámica sobre la situación económica y estratégica del negocio para finalmente decidir qué tipo de salario emocional ofrecer a sus trabajadores en función de sus posibilidades.

Sin embargo, a grandes rasgos podríamos listar algunos ejemplos de salario emocional tales como:

  • La flexibilidad horaria y laboral.
  • Medidas de conciliación laboral.
  • El teletrabajo o modelos de trabajo híbridos
  • Programas de formación y desarrollo.
  • Beneficios sociales.
  • Reconocimiento.

Veámoslos uno a uno.

 

La flexibilidad horaria

La jornada laboral de 8 horas va perdiendo terreno a favor del trabajo por proyectos u objetivos. Ya no es tan importante estar 8 horas al frente del trabajo (al menos en los empleos que por sus características pueden hacerlo) sino trabajar por objetivos concretos.

Este concepto ha abierto un gran abanico de posibilidades para que las empresas introduzcan medidas de flexibilidad horaria como una medida de conciliación de la vida familiar y laboral.

En este sentido, entendemos la flexibilidad horaria como la capacidad del empleado de controlar la distribución del tiempo de ejecución de sus tareas a lo largo de su jornada de trabajo.

Es decir, el empleado podrá seleccionar con libertad el momento de comienzo y finalización de su jornada, tanto dentro de un día como dentro de una semana, siempre y cuando, evidentemente, la suma de las horas trabajadas sean las que refleja su contrato laboral.

Por ejemplo, dentro de la flexibilidad horaria podríamos encuadrar las semanas laborales de 4 días, en las que se comprimen las horas de trabajo para trabajar menos días pero las mismas horas.

 

El teletrabajo o modelos de trabajo híbridos

Otro de los tipos de salario emocional que puede aplicar una empresa para sus trabajadores es la del teletrabajo o el trabajo híbrido.

Especialmente desde la pandemia producida por el covid, esta modalidad de trabajo se ha popularizado y se ha convertido como una de las medidas de conciliación más demandadas por los empleados.

Contar con un acuerdo de teletrabajo que contemple sus necesidades da a los empleados un elevado grado de satisfacción, y pone en marcha el mecanismo del salario emocional como estrategia efectiva para retener talento.

Eso sí, es necesario que la empresa tenga en cuenta la ley de teletrabajo, la Ley 10/2021 de Trabajo a distancia que establece normativas como:

  • La realización del trabajo a distancia es voluntaria y reversible por ambas partes.
  • Requerirá la firma de un acuerdo por escrito.
  • El empleado se puede negar a teletrabajar sin que ello suponga motivo de despido o discriminación salarial.
  • El teletrabajo no puede ser impuesto como una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.
  • La empresa debe asumir todos los gastos derivados del trabajo a distancia.
  • El empleado tiene derecho al horario flexible y la empresa debe respetar el derecho a desconexión digital.

 

Planes de formación y desarrollo

Desde realizar un proceso de onboarding exitoso hasta crear planes de desarrollo profesional, la formación está entre esas expectativas de los empleados que las empresas que quieran invertir en la retención del talento deben tener en cuenta.

Las organizaciones deben llevar a cabo acciones formativas y desarrollar programas que permitan al empleado crecer dentro de la empresa y abran las puertas a su promoción interna.

Cuando un empleado siente que tiene posibilidades de promoción interna reales, siente que su esfuerzo y compromiso le puede llevar a crecer profesionalmente y esto actúa como potente estrategia para retenerle dentro de la empresa.

A la hora de diseñar los planes de carrera conviene tener en cuenta que cada empleado tiene sus propias necesidades.

Será necesario, por lo tanto, desarrollar planes de formación personalizados para cada empleado teniendo en cuenta las competencias que necesita adquirir para el desarrollo de su trabajo presente o futuro.

Algo beneficioso también para las empresas puesto que, de esta manera, logrará empleados más capacitados y actualizados en un panorama que, por otra parte, resulta altamente cambiante ante la irrupción de avances tecnológicos como la inteligencia artificial.

 

Beneficios sociales

Implantar una política de beneficios sociales ayuda a compensar en caso de una retribución económica no especialmente elevada. Bonos de transporte o comida, seguros de salud o de vida, gimnasio, guardería, programas de salud física o mental… son beneficios sociales no económicos que el empleado valora muy positivamente.

Sin embargo, es importante encontrar el equilibrio, puesto que, si un exceso de beneficios sociales se contrapone a un salario percibido como insuficiente, puede generar el efecto contrario sobre la satisfacción de los trabajadores.

 

Reconocimiento

A todas las personas nos gusta sentirnos reconocidos.

Valorar el trabajo es también un potente factor de motivación para los empleados, que agradecen saber que la empresa y sus superiores valoran los esfuerzos que realizan y los méritos que obtienen.

Los empleados necesitan saber que están haciendo un buen trabajo y que contribuyen al éxito de la empresa. Para ello, se pueden desarrollar estrategias de retención del talento a través del salario emocional como hacerles partícipes de los buenos resultados, involucrarles en el desarrollo de la estrategia empresarial y por supuesto darles pequeñas recompensas cuando resulte adecuado.

En este ámbito, la evaluación del desempeño es una herramienta clave para la gestión y retención del talento que permite no solo que el empleado se sienta reconocido sino, además, que él mismo pueda evaluar a la empresa y a sus superiores.

Además de aprovechar los beneficios de la evaluación del desempeño, la empresa debe poner en marcha medidas para fomentar la escucha activa y la conversación continua como estrategias para la retención del talento.

De esta manera, el salario emocional, ese “dar algo más” a los empleados más allá de una compensación económica adecuada, se convierte en una herramienta fundamental para retener el talento dentro de las organizaciones. Es un win-win en el que todas las partes involucradas salen ganando.