Cegid Innovation Store: el pago también debe hacer su transición omnicanal

23 Oct 2019

7 de cada 10 clientes han renunciado alguna vez a sus compras porque la cola para pagar era demasiado larga. Esta cifra, extraída del estudio de expectativas de los consumidores 2019 realizado por Adyen, especialistas en pagos, demuestra que la gestión del pago sigue siendo un elemento crucial del recorrido de compra que no se debe descuidar. Y con la llegada de lo omnicanal, la situación clásica de una caja instalada en un gran mostrador, con un cliente de un lado y un vendedor del otro no es suficiente. Estamos en la era de la movilidad y la multiplicación de los servicios omnicanal.

Son los propios clientes los que lo demandan. Según el citado estudio de Adyen, el 49 % de ellos desea más innovaciones en las tiendas «como el uso de tabletas por parte de los vendedores» , precisa Philippe De Passorio, director general de Adyen para Francia e Italia. Además, estas herramientas generan más conversiones. De acuerdo con el estudio de Adyen, el 56 % de los consumidores compraron más cuando se les propuso una situación omnicanal. Las marcas necesitan añadir una sección virtual para no perder ninguna venta.

Un pago seguro y móvil al servicio de la relación con el cliente en las tiendas

La Cegid Innovation Store pone especialmente de relieve el interés por la movilidad del personal de venta y los desafíos derivados de estas herramientas que permiten dar respuesta siempre a las necesidades de los clientes de las tiendas físicas. El funcionamiento de la tienda depende ahora de la utilización de un «POS móvil», más conocido como «MPOS», y de un terminal de pago Adyen (E285). Esta solución permite realizar pagos seguros a través de un dispositivo completamente integrado en la relación consejo y venta establecida por el vendedor. Desde Cegid Connections 2019, en Madrid, «hemos añadido al MPOS como nueva función la gestión de la exención de impuestos», indica Christian Comtet, gerente de productos para la venta al por menor de Cegid.

Además del pago, las herramientas de movilidad permiten a las marcas crear nuevas experiencias en el punto de venta gracias a una relación más fuerte entre vendedor y cliente. El vendedor también puede acceder al historial de compra del cliente, sus recorridos como cliente tanto en las tiendas físicas como virtuales e, incluso, a su lista de deseos antes de iniciar una conversación con él o ella (clienteling).

El pago móvil con Adyen también requiere poder aceptar los nuevos métodos de pago digitales que se están desarrollando tanto en Francia como en otros países. Algunos ejemplos serían Alipay y Wechat (China), LyfPay (Francia), Bluecode (Austria), Momo Pocket (España), Vipps (Noruega), Pagaqui (Portugal), ePassi y Pivo (Finlandia). El principal desafío para las cadenas comerciales es ser capaz de aceptar rápidamente estos métodos de pago para no perder volumen de negocio. El uso de los MPOS facilita este despliegue a gran escala, así como la integración de las herramientas Cegid y Adyen adaptadas a muchos países del mundo.

No obstante, para asegurar un buen despliegue de estas herramientas de movilidad del vendedor, es vital formar a los equipos de las tiendas. «Eso pasa por un examen minucioso de los procesos empresariales, así como por el acompañamiento del personal de venta durante la adopción de las herramientas digitales», concluye Christian Comtet.

 

La opinión de Cegid: el MPOS, como complemento de una caja física, permite enfrentarse a varios escenarios para responder a las nuevas expectativas de los consumidores. Sin embargo, es vital definir bien los recorridos y, sobre todo, acompañar a los vendedores en esta transformación digital con la formación adecuada.

El socio tecnológicoAdyen se creó en 2006 y es una plataforma de pago internacional y omnicanal que se conecta a todos los métodos de pago. En 2018, la empresa anunció unos ingresos netos de 348,9 millones de euros y gestionó más de 159 000 millones de euros en volumen de transacciones.

Para explorar esta tienda innovadora, visítela en persona en Lyon!