Despachos y Asesorías

18 enero 2024

¿Qué es la planificación fiscal? ¿Cómo puede ayudar a las empresas? Analizamos cómo una buena planificación tributaria puede impulsar el crecimiento de las organizaciones y optimizar sus recursos. Así como el papel de los asesores para lograrlo.

5 min

cómo hacer planificación fiscal

La planificación fiscal tiene una gran importancia tanto en pequeñas y medianas empresas como en grandes corporaciones. En este artículo, vamos a mostrarte en qué consiste y cuáles son sus objetivos. Con estas estrategias es posible optimizar la carga tributaria de un negocio de una forma legal y ética, algo que también ayuda a cumplir con la responsabilidad social corporativa. Para ello, es fundamental contar con asesores fiscales que conozcan a la perfección la legislación tributaria de cada comunidad autónoma.

Cegid Diez ERP Despacho


Una solución base global, modulable, potente y cómoda.
Incorpora toda la funcionalidad de nuestras aplicaciones en un entorno integrado y con mayor funcionalidad ¡súmate al entorno colaborativo de Cegid Diez!

+ Información

¿Qué es la planificación fiscal?

La planificación fiscal es un concepto no demasiado conocido entre las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, tiene una gran trascendencia en el mundo empresarial a todos los niveles. La planificación fiscal consiste en anticiparse a las obligaciones financieras pendientes para rebajar la carga fiscal al abordar la declaración de impuestos.

Este proceso favorece la consecución de una mejor organización para aprovechar la propia legislación y minimizar los impuestos que deben abonarse. De esta forma, se produce un uso mucho más eficiente de los recursos financieros. Con el uso de herramientas es posible llevar a cabo cálculos y comparativas que de otro modo serían impensables. Y es que no solo se debe atender al ahorro en el pago de los impuestos, sino que también resulta de gran ayuda para maximizar la eficiencia financiera y cumplir con las obligaciones tributarias sin incurrir en errores.

En los siguientes apartados te vamos a mostrar en profundidad cuáles son todas las ventajas que comporta implementar esta estrategia y por qué es un servicio imprescindible para las asesorías que desean mejorar la oferta para sus clientes.

 

Objetivos de la planificación fiscal

Cada empresa puede tener sus propios objetivos cuando acomete su planificación tributaria. No obstante, podemos englobar todos ellos dentro de cuatro grandes grupos, como verás a continuación.

Mejorar la carga del pago de impuestos

Es el caso, por ejemplo, de las deducciones por la contratación de personas con discapacidad o las aplicadas a las empresas que hagan la transición a las energías renovables. Todas ellas permiten rebajar la carga impositiva de manera totalmente regulada.

En otros casos, en los que no es posible reducir el importe, sí se puede aplazar el pago a otro momento que resulte más oportuno para la corporación. De esa forma, en caso de que se acerque un vencimiento de deuda, o si se necesita hacer un pago de manera urgente, el negocio no se ve perjudicado.

La legislación ya reconoce este supuesto desde hace algunos años. Así, en el caso de las pymes se establece un límite máximo de 50.000 €. Este dinero puede aportarse en un plazo de hasta 24 meses en el caso de los autónomos, o de 12 si se trata de una sociedad. Todo ello sin aportar ninguna garantía.

Las empresas de mayor tamaño deben contratar un seguro de caución o aportar un aval para conseguir el aplazamiento. Sin embargo, en muchos casos, puede merecer la pena, como comprobarás en el próximo apartado. Es importante tener claro que la planificación tributaria no tiene nada que ver con la evasión fiscal. En este último caso se está cometiendo un delito que puede tener graves consecuencias para el negocio. La planificación, por el contrario, trata de conseguir, aplicando estrategias totalmente reguladas, optimizar la carga impositiva para fomentar el crecimiento empresarial gracias a deducciones fiscales o a otros beneficios que pueden otorgarse a las empresas.

Optimización de los recursos

Al reducir o aplazar el pago de los impuestos, es posible derivar los recursos financieros a otras áreas que resulten necesarias para la empresa. Así, se pueden llevar a cabo inversiones o hacer pagos pendientes a los proveedores sin necesidad de generar deuda con una entidad bancaria. Esto tiene varias repercusiones directas para el negocio.

Por un lado, el coste de los intereses, en caso de que se decida aplazar el pago de los impuestos, suele ser inferior al que correspondería con el abono de los mismos en un préstamo. En 2023 el porcentaje fijado por la Agencia Tributaria por un aplazamiento es de un 4,0625 % TAE al año.

Para ver un ejemplo más preciso, la TAE media, según datos del Banco de España, en el tercer trimestre de 2023, se sitúa en el 9,15 %. En otras palabras, más de cinco puntos porcentuales por encima del coste de aplazamiento aplicado por el sector público. Estos datos pueden variar, puesto que la propia solvencia de la empresa puede hacer que esa cifra descienda, o se pueden emplear otros instrumentos para la financiación.

No obstante, tanto la emisión de bonos corporativos como la ampliación de capital en las sociedades resultan métodos más complejos que el aplazamiento del pago de los tributos.

A su vez, si se reduce el importe a pagar gracias a las deducciones fiscales, ese importe queda libre para ser usado. En consecuencia, el ahorro es mayor, así como las opciones de que la empresa obtenga un retorno positivo de la mano de esos recursos adicionales.

Cumplimiento de la normativa fiscal

Aunque todo lo anterior tiene un impacto de calado en el negocio, llevar a cabo una planificación adecuada también resulta muy útil para evitar multas y sanciones. Y es que conocer de antemano cuáles son las obligaciones de la empresa, es de gran ayuda para librarse de futuros problemas legales.

Además, al conocer todos los detalles de la legislación, el negocio se puede beneficiar de los diferentes incentivos fiscales a los que puede tener acceso. Algo que también ayuda a disminuir la carga.

La responsabilidad social corporativa y la planificación fiscal

La responsabilidad social corporativa (RSC) es un concepto cada vez más introducido en las empresas. La Comisión Europea anima desde hace varios años a que todos los negocios secunden esta estrategia. Y lo hace pensando en aspectos como el medioambiente o la protección a los empleados. Pero también exige que se cumpla un principio de «Buena gobernanza».

Aquí es donde confluyen ambas estrategias. Uno de los requisitos para que se cumpla con la responsabilidad social corporativa consiste en que la empresa respete la legislación vigente y realice el pago de los impuestos sin evadir ningún tributo. Por tanto, resulta indispensable contar con una buena planificación que prevenga cualquier error humano en el cálculo de los importes que se devengan a la Agencia Tributaria o a la Seguridad Social.

Como empresario, es decisivo disponer de una RSC eficiente. En la actualidad, muchos inversores particulares, y también fondos de inversión, atienden a este aspecto antes de tomar la decisión de en qué negocio invertir. Lo mismo sucede con algunos bancos, que ya ofrecen condiciones preferentes a este tipo de corporaciones.

Pero esta no es la única razón para acatar la RSC. También proporciona una mejor imagen de la empresa a los clientes, algo que influye directamente en su fidelidad y, en consecuencia, en el futuro del negocio. Ten en cuenta que no solo el crecimiento empresarial es más elevado en entidades que siguen esta política, sino que también es más sostenible.

El papel del asesor en la planificación fiscal

Los asesores juegan un papel relevante a la hora de llevar a cabo la planificación de una empresa para beneficiarse de deducciones fiscales. Los profesionales de este sector conocen a la perfección la legislación tributaria y son capaces de interpretarla de forma estratégica. Esto convierte a la consultoría tributaria en parte fundamental del éxito de cualquier empresa.

Para los asesores es fundamental, por tanto, disponer de un programa especializado que permita a los asesores profesionales realizar cálculos precisos y hacer comparaciones sobre los diferentes escenarios.

Cómo ayuda el software a una buena planificación fiscal

Realizar una estrategia de planificación tributaria es posible si se cuenta con un software adecuado. Integrado dentro de un ERP, se utilizan para llevar a cabo la contabilidad fiscal íntegra de una empresa y generar de forma automática los modelos de impuestos, ya sean autoliquidaciones del IVA, del IRPF o cualquier otra declaración de impuestos. Esto posibilita automatizar muchos procesos de la consultoría fiscal. Con un módulo de Renta como el de Cegid ERP Despacho es posible previsualizar las presentaciones y hacer simulaciones de cálculos.

 

Ventajas de la planificación fiscal

Para las empresas

Aplicar una política de planificación financiera comporta varios beneficios para cualquier corporación. Ya hemos hablado de lo importante que resulta para cumplir con la responsabilidad social corporativa, pero hay más. A continuación, exponemos los más relevantes.

Enfoque estratégico de la gestión

Incorporar una planificación fiscal permite a los empresarios establecer una gestión financiera más precisa, algo que repercute de manera positiva en los propios recursos disponibles, al tiempo que fomenta el aumento de la competitividad gracias a los beneficios fiscales recabados.

Control del riesgo

Una auditoría de la Agencia Tributaria puede poner en evidencia cualquier error o fallo en la comprensión de la normativa tributaria al hacer una autoliquidación de impuestos. Por ello, poner en práctica una planificación adecuada minimiza el riesgo de sufrir una sanción, así como los gastos legales asociados a la reclamación de los importes cobrados en estos procesos.

Mejora de la liquidez

Cuando se reduce la carga impositiva gracias a los beneficios fiscales de una estrategia tributaria, las empresas disponen de una mayor liquidez. Esto reduce considerablemente los problemas asociados a retrasos en los pagos. Esta situación es especialmente importante cuando la economía pone en tensión a las empresas. Y es que, aplicando los conocimientos fiscales de forma apropiada, se ahorra un porcentaje relevante de dinero que no se debe ceder a Hacienda. Todo ello, por supuesto, sin incurrir en evasión fiscal.

Aumento de la rentabilidad

La reinversión de los recursos propios lograda a través de los incentivos fiscales, si se hace de forma correcta, provee de un retorno que de otra forma no habría sido posible. Por tanto, se trata de una de las ventajas más relevantes para las empresas. En función del tipo de inversión que se lleve a cabo, este crecimiento empresarial puede verse a corto plazo, o en un periodo de tiempo más largo.

Ventajas para las asesorías

Los asesores fiscales también pueden beneficiarse al especializarse en la implementación de este tipo de estrategias.

Diferenciación competitiva de la competencia

No todos los profesionales son capaces de llevar a cabo una planificación financiera para sus clientes. Por ello, los que sí tienen la capacidad de desarrollar la contabilidad fiscal idónea cuentan con una importante ventaja respecto a sus competidores. Prestan un servicio de mayor valor añadido y permiten a sus clientes beneficiarse de sus conocimientos para disminuir su carga impositiva en la declaración de impuestos.

Fidelización de sus clientes

Ofrecer una optimización fiscal de manera continuada favorece que los clientes fortalezcan su relación con el asesor gracias a su propio crecimiento empresarial. Esto tiene una repercusión importante para ambas partes. En el caso de la asesoría fiscal, eleva la fidelidad y se hace más difícil que la empresa busque un nuevo asesor en el futuro. Además, se incrementa la posibilidad de que otros empresarios conozcan el buen hacer del asesor, lo que produce un crecimiento constante de la facturación.

Como has podido comprobar, la planificación fiscal es una herramienta muy útil que proporciona beneficios importantes tanto a las empresas como a las asesorías. Combinar los conocimientos de los profesionales con el uso de programas informáticos posibilita que las empresas dispongan de una importante ventaja en el complejo entorno tributario en el que vivimos en la actualidad.

En definitiva, la planificación financiera juega un papel muy importante en la responsabilidad social corporativa, ya que permite disminuir la carga impositiva sin cometer evasión fiscal. En Cegid disponemos del nuevo Módulo de Renta de Cegid Diez ERP Despachos, un software especializado que te ayudará a llevar a cabo la estrategia más beneficiosa para tu negocio. Ponte en contacto con nosotros para que podamos ofrecerte la mejor solución personalizada para ti.

 

¿Interesado en una demostración de producto, más información o convertirte en revendedor?

Ponte en contacto con nuestros expertos hoy

Contáctanos