Gestión financiera

26 mayo 2022

Hoy vamos a conocer qué es el principio de prudencia en contabilidad. Se trata de un concepto por el cual toda empresa debería regirse si quiere llevar al corriente su contabilidad sin sobresaltos. Se trata de una de las 6 reglas que el Plan General Contable indica para una correcta contabilidad. Los otros principios contables que valora el PGC son: Principio de devengo, principio de uniformidad, principio de no compensación, principio de empresa en funcionamiento y principio de importancia relativa.

Veamos, entonces, en qué consiste el principio de prudencia en economía y contabilidad.

2 min

¿Qué es el principio de prudencia?

Qué significa principio de prudencia

El principio de prudencia es, básicamente, una norma contable por la cual deberemos contabilizar los beneficios sólo cuando sean efectivos pero las pérdidas en cuanto las conozcamos. De esta manera, tendremos una visión más fiel del estado real de la empresa en cuanto a su economía.

Cegid DiezCON

La solución contable y fiscal más completa para tu empresa.
Elige cualquiera de nuestras versiones para tu organización. Cegid DiezCON se adapta a ti. Para autónomos, pymes y empresas.

+ Información

Cómo funciona el principio de prudencia

El principio de prudencia se trata de una obligación contable por la cual las empresas deben ponerse en el peor escenario posible. Hasta que una transacción favorable (es decir, beneficio) no sea efectiva en las cuentas de la empresa no deberá contabilizarse. Sin embargo, cualquier gasto o pérdida que vayamos a tener, deberemos contabilizarlo desde el mismo momento en el que tengamos conocimiento de ello, aún no habiendo sufrido ese gasto o pérdida todavía.

Todo esto deberá estar contemplado en el libro diario. En un programa de contabilidad podremos llevar el libro diario de manera sencilla y con automatizaciones.

 

Aplicaciones del principio de prudencia

Las principales aplicaciones que tiene el principio de prudencia para la contabilidad de la empresa son:

  • Nos ayuda a llevar una mejor contabilización de los beneficios y ganancias: El hecho de contabilizar únicamente los ingresos reales de la empresa, y no los posibles venideros, nos da una imagen 100% realista de los beneficios que tiene la empresa.
  • Conocimiento y evaluación de los riesgos: Al aplicar el principio de prudencia, seremos capaces de contabilizar todos los gastos, impuestos o la pérdida que sea, en el mismo momento en el que los conozcamos.

 

Ejemplo de principio de prudencia

Un buen ejemplo del principio de prudencia es la utilización de las facturas proforma. Una factura proforma indica la venta de un producto o servicio pero se trata de una venta futura, ya que no se ha hecho efectiva y no existe factura real o contrato (en caso de ser necesario). Por lo que no lo incluiremos en nuestra contabilidad hasta que no hayamos recibido el pago por esa venta.

Por otro lado, según el plan general contable, cualquier gasto que tengamos futuro deberá ser contabilizado en el momento en el que lo conocemos. Entonces, por ejemplo, si adquirimos un software de gestión de clientes, con un contrato anual, del cual sabemos que cada mes nos van a pasar una factura por el importe a pagar correspondiente a ese mes, ese gasto anual, deberemos contabilizarlo desde el momento que firmamos el contrato para todo el ejercicio.

¿Interesado en una demostración de producto, más información o convertirte en revendedor?

Ponte en contacto con nuestros expertos hoy

Contáctanos