Gestión y mantenimiento de activos

31 enero 2023

El objetivo de cualquier organización debe ser, naturalmente, aumentar los niveles de productividad y seguridad de los equipos e instalaciones. Para ello, el mantenimiento de los equipos es esencial para optimizar y acelerar todos los procesos.

2 min

¿Qué es el Mantenimiento Preventivo?

Este mantenimiento de los equipos implica varios tipos de mantenimiento, entre ellos el preventivo y el correctivo. Pero vamos por partes…

Mantenimiento preventivo: ¿qué es?

El mantenimiento preventivo, como su nombre indica, previene la aparición de fallos y averías en los equipos. Este tipo de mantenimiento se realiza de forma sistemática, es decir, se inspecciona el equipo aunque no haya mostrado ningún signo de mal funcionamiento. De este modo, se evita al máximo cualquier fallo de los equipos para garantizar el buen funcionamiento y la seguridad de los activos.

La mayoría de las empresas ya han adoptado y comprenden los beneficios de las prácticas de mantenimiento preventivo, ya que la indisponibilidad de los equipos genera una reducción de la productividad de las organizaciones, además de aumentar los costes operativos. Aunque no es posible eliminar por completo la existencia de fallos inesperados y averías en los equipos, debemos tener en cuenta que, sea cual sea el tamaño de la empresa, la creación de planes de mantenimiento preventivo de los equipos es una forma de evitar en lo posible su indisponibilidad.

Cegid Valuekeep

Simplifique el mantenimiento de su empresa.
Programe una demostración y aprenda todo sobre nuestra solución.

+ Información

Ventajas del mantenimiento preventivo

Minimizar el riesgo de fallos

Elaborar y seguir estos planes de tareas preventivas supone reducir la probabilidad de que se produzcan fallos en los equipos, algo crucial para la productividad de la empresa.

Aumentar la productividad

Las órdenes de trabajo se programan en los respectivos planes de mantenimiento, lo que permite a los gestores controlar las operaciones y a los técnicos saber, de antemano, qué piezas y herramientas son necesarias para garantizar una determinada operación.

Reducción de gastos

Este tipo de mantenimiento de equipos ayuda a prolongar la vida útil de los activos, aumenta la productividad y, en última instancia, disminuye los gastos asociados al mantenimiento.

 

Tipos de mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo puede dividirse en dos tipos principales:

  • Basado en el tiempo: como su nombre indica, se basa en revisiones periódicas realizadas en intervalos de tiempo previamente definidos, independientemente del uso de los activos.
  • Basado en el uso: en este caso, el mantenimiento de los equipos puede realizarse en función del uso real de los activos.

 

Aplicaciones de mantenimiento preventivo

¿En qué situaciones es aconsejable utilizar una estrategia de mantenimiento preventivo? ¿Y cuándo no es aconsejable utilizar este tipo de mantenimiento de equipos?

Cuándo utilizar el mantenimiento preventivo

La probabilidad de que los activos fallen aumenta con el tiempo y el uso. En estos casos, es posible programar el mantenimiento de los equipos. Esta planificación nos permite aumentar la vida útil del activo y mantener la productividad en el tiempo.

Cuándo NO utilizar el mantenimiento preventivo

Si el mantenimiento preventivo se basa en la programación, los equipos que fallan aleatoriamente quedan automáticamente excluidos, porque ya no tenemos control sobre estos fallos.

 

Mantenimiento de equipos: ¿cuál es la diferencia entre el mantenimiento preventivo y el correctivo?

Si, por un lado, el mantenimiento preventivo pretende evitar los fallos y averías en los equipos antes de que se produzcan, por otro, el mantenimiento correctivo engloba un conjunto de tareas técnicas destinadas a corregir los fallos de los equipos que necesitan reparación o sustitución. Este tipo de mantenimiento corrige los errores existentes en los equipos que necesitan una intervención para que vuelvan a funcionar correctamente.

Estas prácticas de mantenimiento no prevén planes de mantenimiento y, en consecuencia, la posibilidad de no disponer de piezas de repuesto es alta. Además, también puede ocurrir que no haya un técnico de mantenimiento disponible para solucionar el problema de inmediato, ya que estos sucesos son imprevistos.

A pesar de ser inevitable en algunos casos, el mantenimiento correctivo acaba teniendo un mayor impacto financiero, ya que a menudo implica la indisponibilidad prolongada del equipo. Lo cierto es que un porcentaje importante de estas averías puede evitarse si se cumplen los planes de mantenimiento preventivo en los plazos establecidos.

 

¿Cómo elegir el mejor tipo de mantenimiento para sus equipos?

La principal diferencia entre estos dos tipos de mantenimiento es el tiempo que se tarda en reparar el equipo o la instalación. En el modelo de mantenimiento correctivo, la operación se realiza sólo cuando hay un fallo o avería, en cambio, en el preventivo, como su nombre indica el equipo tiene planes de mantenimiento para evitar/prevenir los fallos más complejos.

Existen varias soluciones de gestión de mantenimiento, como Cegid Valuekeep, que ayudan a las empresas a definir y seguir una estrategia eficaz de mantenimiento preventivo.

¿Interesado en una demostración de producto, más información o convertirte en revendedor?

Ponte en contacto con nuestros expertos hoy

Contáctanos