La venta al por menor en todas partes exige un enfoque flexible de la distribución

24 Jul 2019

El término «minorista» ya no es sinónimo de «tienda». Ahora el comercio minorista debe darse allí donde el cliente quiera: en línea, en las redes sociales o en una tienda física. Cada vez existe una mayor presión para estar a la altura de las expectativas de los clientes y proporcionarles los artículos que desean en el lugar que quieren sin fricciones ni retrasos. De lo contrario, perderás la competición. Esta evolución requiere que los comerciantes minoristas cambien su forma de pensar en cuanto a su inventario de stock, a la forma en la que optimizan la distribución en función del lugar en el que el cliente quiere recibir el artículo y a la manera en la que responden si ambas cosas no se alinean. Según BRP, el 92 % de los consumidores dan una gran importancia a la disponibilidad del producto como parte de su experiencia de compra, mientras que solo el 45 % de los comerciantes minoristas consideran que su ejecución en esta área es excelente. ¿El reto? Los comerciantes minoristas deban conseguirlo sin por ello perder su rentabilidad.

Cómo establecer las bases para la gestión de pedidos omnicanal

La mayoría de analistas están de acuerdo en que los comerciantes minoristas deben fijar ciertas bases para conseguirlo. En la venta al público, deben ofrecer una serie de nuevas soluciones y opciones de servicio omnicanales. En cuanto al sistema administrativo, deben implementar la infraestructura necesaria para predecir, gestionar y cumplir sus expectativas y, a continuación, poner el inventario y las colecciones en los lugares que permitan un proceso de distribución más rápido y eficiente.

Al reforzar los procesos tanto de venta al público como administrativos, los comerciantes minoristas pueden hacer que los clientes pasen del interés inicial a la compra y así jamás perder una venta. Esto implica garantizar a los clientes que el artículo en cuestión estará en stock y que se le podrá entregar de acuerdo con sus indicaciones. Las ofertas de servicio más recientes como el click and collect requieren un acceso al inventario en tiempo real para garantizar que el producto estará allí cuando el cliente llegue.

Otras herramientas de venta tienen requisitos parecidos. Si un artículo no está en stock, el pasillo infinito puede salvar la venta, pero solo si la aplicación puede ofrecer ventanas de entrega basadas en el acceso a un inventario en tiempo real exacto. Los empleados de venta que usan sus tablets para la captación de clientes también deben poder ofrecerles información. Un quiosco que admita pedidos especiales también debe poder hacer lo mismo.

Al otro extremo de las transacciones, los comerciantes minoristas deben estar preparados para volver a incluir el inventario devuelto, como recibir artículos comprados en Internet en las tiendas físicas, incluso si dicha tienda no ofrece ese artículo, y enviarlo de forma efectiva al lugar al que tenga que ir (en la mayoría de los casos, para pedidos web)

 

Distribución omnicanal flexible

Además de hacer su magia en la venta al público, contar con una vista única y en tiempo real de todo el inventario es un elemento imprescindible de la distribución omnicanal. Para determinar cuánto inventario enviar y dónde colocarlo, los comerciantes minoristas deben predecir de dónde vendrá la demanda. También necesitan optimizar la distribución para garantizar una rápida respuesta a los pedidos, de forma eficiente y rentable. Los comerciantes minoristas están aprovechando las diferentes nuevas ubicaciones de inventario y estrategias de entrega para que todo esto sea posible.

Las tiendas físicas se están convirtiendo en puntos de distribución para el click and collect, los puntos de recogida, la entrega desde tienda y el envío desde tienda. Algunas tiendas con un bajo rendimiento se están convirtiendo en tiendas oscuras cuya única función es ser puntos de entrega local y de click and collect. Las tiendas más grandes se están convirtiendo en centros de inventario para «supuestas» tiendas más pequeñas. De acuerdo con la investigación de NRF,  el 42 % de los comerciantes minoristas encuestados dicen que las entregas más rápidas de pedidos en línea es la principal prioridad de sus clientes y muchos planean utilizar sus tiendas para conseguir ese objetivo.

Los comerciantes minoristas también están aprovechando una cada vez mayor gama de opciones de proximidad para conectar a los clientes locales con sus pedidos, como los servicios de entrega local (Walmart tiene siete ), en los que se usa a los empleados de venta para realizar la entrega, así como las taquillas en tienda o de barrio. Los comerciantes minoristas también están cerrando sorprendentes acuerdos de colaboración con Amazon y Kohl’s.

 

Cómo hacer que funcione

Todas estas funciones dependen de una plataforma de gestión de pedidos robusta y unificada. Lo que no debe faltar es:

  • Una vista única y en tiempo real de la disponibilidad exacta del inventario
  • Gestión de pedidos distribuida y robusta para que todos los pedidos sean visibles y se puedan distribuir a través de cualquier canal
  • Un enfoque flexible de la distribución, con la capacidad de optimizar los puntos de distribución
  • Un pronóstico omnicanal de la cadena de suministro que permita colocar el inventario en función de la demanda

Según Forrester, «la gestión de inventario y la agilidad en la distribución se convertirán en factores determinantes para todos los comerciantes minoristas». Para satisfacer las necesidad de inmediatez del consumidor actual, los comerciantes minoristas deben adoptar el conjunto adecuado de herramientas de venta, capacidades de distribución y sistemas omnicanales para ofrecer la experiencia minorista ideal en cualquier lugar.

 

Quiero una demo/una propuesta/una información de producto

Contáctenos