Claves para llevar a cabo un proceso de internacionalización con éxito

Muchos retailers han decidido exportar sus productos y su marca más allá de sus países de origen. Esta decisión no es algo que se tome al azar sino que debe ser fruto de un meticuloso estudio del contexto económico, comercial, logístico y cultural de aquellos países en los que se quiere poner en marcha un proceso de expansión.

Este proceso, junto con la necesidad de contar con especialistas que nos ayuden a tomar las decisiones adecuadas son algunas de las claves que nos pueden ayudar a poner en marcha un proceso de expansión internacional adecuado. A continuación explicaremos con más detalle en qué consisten estas claves:

 

Estudia el Mercado

 

Un aspecto clave que determinará el éxito del proceso de internacionalización de una marca es su habilidad a la hora de evaluar el potencial económico que ofrece el país en el que desea iniciar su actividad comercial. En este sentido es necesario conocer de cerca las características económicas del país de destino. Según el estudio AT Kearney’s titulado Global Retail Development Index, las economías emergentes tienen un gran potencial para el sector retail.

 

En este sentido, Brasil es un buen ejemplo de ello, con 200 millones de habitantes y con una clase media creciente con una gran predisposición a acudir a centros comerciales. Además de todo esto, es importante hacer un estudio pormenorizado de la competencia, los hábitos de los consumidores y los procesos logísticos del país de destino.

 

Condiciones Legales y Fiscales

 

Son muchos los gobiernos que tienen previsto endurecer procesos propios de ámbito comercial y relacionados con el control de las transacciones comerciales, aumento de la recaudación de impuestos y un mayor control para evitar prácticas de blanqueo de dinero. Un ejemplo de ello es nuestro país vecino, en Portugal no está permitido abrir una tienda sin un software de gestión aprobado.

 

En otros países como Suecia, es necesario que cada transacción en caja sea registrada por sí en el futuro fuera necesario realizar comprobaciones. A todo esto hay que añadir el auge de las compras online, que está llevando a muchos países a reforzar sus políticas de privacidad para proteger los datos de los consumidores.

 

No olvidemos los aspectos culturales

 

Un proceso de internacionalización no se entiende sin estudiar los procesos culturales propios de cada país. Esto incluye los hábitos de consumo, las barreras lingüísticas y el estudio del grado de implantación de las nuevas tecnologías entre la población.

 

Equilibrio entre la estrategia global y local

 

Cada país en los que una marca está presente tiene unas características que les hacen diferentes unos de otros. Por esa razón es importante que los retailers asuman las reglas locales pero sin provocar que estas afecten a la estrategia global de la marca.

 

Es decir, las marcas deben aceptar las reglas de cada país y adaptarlas a esa región sin aplicarlas en el resto de países en los que está presente. Sería un gran error asumir la idea de que una misma estrategia o medida puede funcionar por igual en todos los países en los que una marca desarrolla su actividad.

 

Las personas, la clave de todo

 

Contar con un equipo humano de ventas y dirección en el país en el que se va a iniciar la actividad es una de las claves más importantes para el éxito. Este equipo debe contar con las habilidades necesarias para generar negocio y una correcta gestión del mismo. No está de más que durante los primeros meses de actividad, el equipo local cuente con la supervisión de un equipo más experimentado de la compañía.

 

Lea nuestro Expert Paper Internacionalizarse con éxito


Quiero una demo/una propuesta/una información de producto

Contáctenos